La representación pendiente

Desigualdad y estereotipos en los medios de comunicación


Bárbara González

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM); maestra en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Oxford; consultora en comunicación institucional y en campañas políticas en México y en el extranjero.




A principios de 2018 se hizo viral En un universo paralelo, una serie de gráficos del artista libanés Eli Rezhallah que recrea anuncios sexistas de mediados del siglo pasado intercambiando roles de género. En un anuncio de corbatas, una mujer de rodillas y con actitud sumisa sirve el desayuno a un hombre recostado en una cama que viste corbata y camisa profesional. La leyenda que acompaña la imagen dice: “Muéstrale que es un mundo de hombres”. En la versión de Rezhallah es el hombre quien aparece hincado sirviendo el desayuno y la mujer quien porta la corbata recostada en la cama. La leyenda cambia: “Muéstrale que es un mundo de mujeres”.


El artista dijo que fue su propia familia la que inspiró la serie: “Estaba de visita en Nueva Jersey y escuché a mis tíos hablar de cómo las mujeres son mejores cumpliendo con sus obligaciones femeninas”1. Le sorprendió comprobar que ese estereotipo sigue vigente y decidió hacer los gráficos con la intención de que más personas puedan ver “las grietas en esos roles limitados”2.


Los gráficos de Rezhallah son llamativos, el artista logra lo que se propone. Sin embargo, no es necesario viajar décadas en el tiempo para encontrar representaciones sexistas de las mujeres, están por todos lados. En gran parte de los medios de comunicación se nos representa a través de una mirada masculina cargada de expectativas sobre cómo debemos comportarnos y sobre quiénes debemos ser para encajar en un mundo de hombres. Se borran o se hacen menos nuestras preocupaciones y contribuciones, se nos asigna el cumplimiento de roles tradicionales y se busca limitar nuestra participación en la conversación pública, donde se toman decisiones que nos impactan.


El Proyecto Mundial de Monitoreo de Medios (GMMP por sus siglas en inglés) es un análisis muy amplio y detallado de noticias que utiliza una metodología con perspectiva de género. Cada cinco años el GMMP genera un reporte sobre la representación de las mujeres en un día ordinario de noticias. El primer reporte se hizo en 1995 y los resultados se hicieron públicos en la Conferencia Mundial de la Mujer en Beijing3. Para el último reporte divulgado se analizaron más de 30 mil noticias de 116 países del día 29 de septiembre de 2020 en periódicos, radio y televisión, sitios web y tuits de los medios4.


En las conclusiones del GMMP se habla de cambios graduales hacia la paridad pero, al mismo tiempo, se describe el ritmo de los cambios como “glacial”5.


Para el caso de México, los equipos de investigadoras e investigadores consultaron un poco más de mil noticias publicadas en 54 medios de comunicación del país. El monitoreo de ese día reveló lo lejos que estamos las mujeres mexicanas de alcanzar una representación equitativa en los medios de comunicación. El reporte identificó que estamos presentes en menos de un tercio de las noticias y que escribimos menos de la mitad; que menos de un cuarto de las noticias se centra en mujeres o grupos de estas; que los estereotipos de género salpican la cobertura y que solo el 8 % de las noticias los cuestionan. Para sorpresa de nadie, la mayoría de esas noticias que cuestionan los estereotipos de género fue escrita por mujeres6.

En 2020 la pandemia causada por la covid-19 dominó la agenda de los medios en todo el mundo. Reportes como Women and girls left behind: Glaring gaps in pandemic responses de ONU Mujeres, describen cómo las mujeres y las niñas hemos sufrido un impacto desproporcionado con la pandemia: perdimos trabajos fuera de casa y dentro de ella se intensificó el trabajo de cuidados; a raíz del confinamiento estuvimos expuestas a otro tipo de violencias; nuestra salud mental y física ha resultado afectada y hemos tenido menos acceso a la protección social7. Dentro de este contexto, la cobertura mediática de la pandemia nos ha relegado: en una cifra bastante elocuente, el GMMP indica que 78 de cada 100 noticias sobre covid-19 de ese día, 29 de septiembre de 2020, en México centraron a voces masculinas como sujetos, voceros y expertos8.

El reporte sobre México del GMMP recomienda al Estado, los organismos internacionales, las empresas de medios y de internet, las universidades, escuelas de periodismo y las organizaciones de la sociedad civil, que emprendan todas las acciones necesarias para garantizar un trato justo a las mujeres mexicanas en los medios de comunicación. Este ha sido un llamado recurrente desde que el GMMP comenzó a publicar sus reportes. De acuerdo a uno de los principales hallazgos del reporte, el sexto desde que se inició el proyecto, “se necesitarán al menos 67 años más para cerrar la brecha promedio para la igualdad de género en los medios de comunicación tradicionales”9. Si el problema está identificado, ¿por qué el avance hacia una justa representación en los medios es tan lento?, ¿y cuáles son las consecuencias de que la situación siga como hasta ahora?

De Beijing a nuestros días ha quedado evidenciado que existen enormes resistencias para alcanzar una representación equitativa y para que los medios de comunicación adopten la perspectiva de género en su cobertura.



La mala representación, la subrepresentación, el sexismo que nos asigna un valor menor como personas, es consecuencia y también causa de nuestra histórica exclusión de las estructuras de poder. Así, mientras no exista una redistribución radical del poder en las sociedades, seguirá siendo una tarea complicada impulsar otra representación de las mujeres en los medios de comunicación.


Sin embargo, por más difícil que sea, no podemos permitirnos abandonar la tarea. Los efectos negativos de una mala representación son considerables. En su artículo Gendered Media: The Influence of Media on Views of Gender, Julia T. Wood argumenta que “de las muchas influencias sobre cómo vemos a los hombres y a las mujeres, la influencia de los medios es la más generalizada y una de las más poderosas”. Los medios “se insinúan en nuestra conciencia en todo momento” perpetuando estereotipos y limitando nuestra visión sobre las personas.


Wood apunta que la subrepresentación en los medios promueve la idea de que los hombres son la medida y que las mujeres no importan. Por otro lado, la representación estereotípica sostiene los prejuicios de género arraigados en la sociedad, resalta roles anticuados y hace pasar por normales las violencias contra las mujeres10.

¿Qué podemos hacer para cambiar la situación? En primer lugar tenemos que seguir hablando del problema y dejar de guardar silencio ante el maltrato cotidiano. Sólo a través de un proceso de reconocimiento y concientización sobre los estereotipos en la representación de las mujeres tendremos más opciones para solucionar el problema.


Luego es necesario poner nombre y apellido y llamar a cuentas a quienes están impidiendo el cambio: ¿quiénes en el Estado no se comprometen con una representación equitativa?, ¿quiénes en las escuelas?, ¿quiénes en las organizaciones?, ¿quiénes dentro de los medios?


Finalmente está el trabajo de forjar alianzas con el objetivo de impulsar el cambio hacia una representación que muestre un mundo donde quepan todas las personas. Una buena noticia para México es la creciente fuerza del movimiento feminista. La movilización de las mujeres mexicanas está logrando que repensemos las políticas públicas y que compartamos como sociedad valores más igualitarios.


Referencias


  1. Russo, G. (2018, Enero 26). This artist recreated sexist ads from the 1950s with the gender roles reversed - and the results were shocking. Insider. Consultado Enero 20, 2022, de https://www.insider.com/recreated-ads-from-1950s-gender-roles-reversed-2018-1

  2. Ibidem.

  3. GMMP 2020. Who Makes the News. Consultado Enero 20, 2022, de https://whomakesthenews.org/the-gmmp/gmmp-2020/

  4. 6th Global Media Monitoring Project. Highlight of Findings. Who Makes the News. Consultado Enero 20, 2022 de https://whomakesthenews.org/wp-content/uploads/2021/08/GMMP-2020.Highlights_FINAL.pdf

  5. GMMP Proyecto de Monitoreo Mundial de Medios 2020. México Informe Nacional. Who Makes the News. Consultado Enero 20, 2022 de https://whomakesthenews.org/wp-content/uploads/2021/07/Mexico-Informe-GMMP.pdf

  6. Ibidem

  7. UN Women. (2021) Women and Girls Left Behind. Glaring Gaps in Pandemic Responses. Consultado Enero 20, 2022, de https://data.unwomen.org/sites/default/files/documents/Publications/glaring-gaps-response-RGA.pdf

  8. GMMP Proyecto de Monitoreo Mundial de Medios 2020. México Informe Nacional. Who Makes the News. Consultado Enero 20, 2022 de https://whomakesthenews.org/wp-content/uploads/2021/07/Mexico-Informe-GMMP.pdf

  9. 6th Global Media Monitoring Project. Highlight of Findings. Who Makes the News. Consultado Enero 20, 2022 de https://whomakesthenews.org/wp-content/uploads/2021/08/GMMP-2020.Highlights_FINAL.pdf

  10. Wood, J.T. (2013). Gendered Media: The Influence of Media on Views of Gender. Consultado Enero 20, 2022 de https://pages.nyu.edu/jackson/causes.of.gender.inequality/Readings/Wood%20-%20Gendered%20Media%20-%2094.pdf